La vibración de tus palabras están creando tu realidad.

El Universo es vibración y las palabras convierten las vibraciones en sonido. Cualquier palabra hablada con una clara y profunda concentración, tiene un valor materializante.

Ahora bien. Partiendo de esta realidad comprobada,

¿Cómo podemos utilizar la vibración de las palabras para crear nuestra realidad?

¿Somos consciente de cada palabra que pronunciamos y el efecto que supone?

Tal vez la respuesta esté en lo que se quiera conseguir cada vez que se comunica algo.

El término de Comunicación procede de la palabra latina communicare, que significa “compartir algo, poner en común”, consiste en cambiar información de una persona a otra con algún objetivo o finalidad para ambas. (Del libro Comunicación Esencial, Vicens Olivé)

Compartir algo. Wow, qué bonito.

Cuando yo comparto algo con otra persona, es que ese algo es muy importante para mí, el sólo hecho de compartir me hace sentir mejor persona.

Claro está, esa es mi experiencia. Aunque si yo parto de esa base, me gustaría que las personas se comunicaran conmigo de la misma manera.

Es un “ganar, ganar” ,”dar y recibir”, como un bonito baile bien acompasado.

En ocasiones la comunicación que tenemos a lo largo del día con nuestro entorno, padres, hijos, pareja, no suele ser así.

Según una presuposición de PNL,   Es imposible no comunicarse , por lo tanto existirá una comunicación, aunque  tenga o no el resultado deseado.


¿Qué sucedería en nuestro mundo si todos nos comunicáramos de un modo consciente, claro y creativo?

Niurka

¿Cuántas veces has intentado decir algo o expresar lo que sientes y el otro no ha comprendido nada?

¿Cuántas veces quisiste decir algo y se entendió todo lo contrario?

¿Cuántas relaciones se han terminado por la falta de comunicación?

¿Cuántas veces al día nos alejamos de los seres que más amamos porque no somos capaces de expresar lo que realmente queremos decir?

¿Cómo te expresas? ¿Cuáles son las palabras que utilizas?

 Si nos pusiéramos a observar realmente, las veces que intentamos decir algo y no se nos entiende, tal vez, pondríamos más atención en nuestro objetivo al comunicar.

Porque lo importante es lo que diga el que emite el mensaje, no lo que entienda quien lo recibe: Si una persona no ha entendido algo no es culpa suya, es del emisor, por eso siempre se debe comprobar la recepción correcta de nuestro mensaje, de nuestro argumento.

La buena comunicación es también un hábito, y en la forma de hablar de las personas se refleja el tipo de persona que es.

Suele pasar que:

Entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo decir, lo que digo, lo que quieres oír, lo que oyes, lo que crees entender, lo que quieres entender, lo que entiendes… existen nueve posibilidades de no entenderse.

Palabras tan sencillas y a la vez tan bonitas como el Por Favor, Gracias, ¿Me permites?, Me gustaría, ¿Te Parece?, ¿Tú qué opinas?, ¿Te gustaría?, Respeto tu opinión, Perdón, Lo siento, y muchas otras que puedes agregar a la lista, están condicionadas por nuestros malos hábitos.

Hablamos como nos enseñaron.

Entonces, ¿Qué te impide aprender a hacerlo mejor?

Hay personas que intoxican con sus expresiones, que restan con sus comentarios negativos y hay otras, afortunadamente, que escucharlas hablar es un regalo para el alma, entregando serenidad y optimismo.

El modo en que experimentas la vida está en función de las decisiones que tomes. Experimentar una vida plena, compartir lo que sientes, cómo quieres que te traten y sentir que tus relaciones fluyen, cambia tu percepción de interpretar lo que sucede.


La vida que no se examina no merece la pena vivirse

Sócrates

No se trata de lo que dices, sino de cómo lo dices.

Me entristece oír a personas decir: Yo soy así y al que no le guste que se aguante. Nadie nace con el pack cerrado, ni siquiera somos lo que a veces pensamos ser.

Pienso que cada persona tiene la obligación de examinarse, de encontrar la manera de mejorar las relaciones, de ser flexible, de aceptar otro punto de vista, de respetar, de amar tal cual es, de buscar lo mejor del otro y de expresar lo que siente o quiere decir desde la asertividad.

El mayor problema de la comunicación es hacerse la ilusión de que se ha producido.

George Beard Shaw

La próxima vez que quieras comunicar algo, asegúrate de que tu mensaje ha llegado correctamente, de esta manera verás como la magia de la buena comunicación hace maravillas.

Eleva tu vibración al hablar. Según cómo te comuniques contigo y con los demás será la realidad que estés creando.

Podemos cambiar y transformar nuestra realidad a través del nuevo conocimiento. Puedo acompañarte en ese camino si lo eliges para aprender nuevas maneras de crear tu realidad a través de tus palabras.

El próximo mes de octubre daré comienzo a la 1ª Edición del Programa de Desarrollo Personal. En él conseguirás todas las herramientas que podrás poner en práctica desde el primer día para crear la vida que te mereces.

Puedes reservar ya tu silla y comenzar a TransFormar tu Vida…

¿Nos vemos en el camino?

Ale