No creo que ningún ser humano se levante cada mañana y diga: “Hoy quiero sufrir”. Por el contrario, deseamos tener una vida grata, y encontrar la felicidad tan ansiada.

¿Qué hace que una vida sea sostenible y grata de vivir y qué la convierte en insostenible, pesada, cargante o imposible?

Si buscamos el significado de “grata”, deriva del latín “gratus” que significa “agradable”. Y una vida agradable, para mí es vivirla en abosluta conexión con el Universo.

Sé sabio como los árboles, y cuando la vida te pida que dejes caer las viejas hojas de tu mente y de tu corazón, no dudes en hacerlo, para que tu alma pueda disponer de un vestido nuevo cada primavera.

Grian

Para vivir en una agradable sabiduría, debemos incorporar estrategias más ecológicas en nuestro repertorio emocional reequilibrando nuestros territorios personales, diversificando nuestras inversiones de energía, racionalizando el consumo energético evitando depender de un único proveedor o fuente, buscando nuevas fuentes de ilusión y buenos proyectos y revisando el modelo de educación por el que estamos apostando.

¿Qué son las cuatro R?

Son las R de la sostenibilidad aplicadas a nuestro mundo emocional tienen como resultado una mejora sustancial de nuestro bienestar y equilibrio.  

Reducir

Si deseas viajar lejos y rápido, ligero de equipaje, debes abandonar la envidia, la falta de perdón, el egoísmo y el miedo.

Glen Clark

Más es menos. Reducir es el arte de la austeridad y la prudencia aplicada a la vida. Podemos reducir:

  • El nivel de gastos y consumo.
  • El nivel de basuras emocionales que emanamos.
  • Las ofensas.
  • Los residuos tóxicos emocionales.
  • El calentamiento emocional global.
  • El nivel de estrés.
  • Los ruidos mentales y los ruidos exteos.
  • Los derroches de energía.
  • La velocidad y los ritmos desajustados.
  • La burocracia.
  • Los niveles de violencia.
  • El caos.
  • El tiempo invertido en futilidades.
  • La sobreexplotación de recursos.
  • Las dependencias.

Podemos hacer limpieza de nuestros armarios interiores. Vaciarlos de lo inútil, de todo lo que ocupa espacio, de lo que es un peso muerto, de lo viejo que no deja entrar lo nuevo.  

Reciclar

Dar una nueva oportunidad a algo aparentemente inútil o en desuso mediante la transformación.

Es el arte de transformar algo viejo en algo nuevo, de cambiar algo contaminado por algo limpio, de destilar, filtrar y recrear. En nuestro interior existen emociones de las que debemos desprendeos para dejar espacio a algo mejor y más equilibrante.

Así, es importante soltar la ira y reciclar su energía en fuerza para apartar obstáculos o en valentía para afrontar problemas; transformar la tristeza en un espacio para elaborar los duelos; la envidia en espíritu de superación; los celos en desprendimiento; el miedo en una oportunidad para explorar espacios inciertos.

Lo podemos lograr si somos conscientes de que es posible la transformación con trabajo, dedicación, autocontrol y buena dosis de esperanza.  

Recuperar

Redescubrir aquello que existe pero se ha dejado de ver o valorar.

Cuando se cree ya algo no nos sirve, se elimina, aparta o rechaza como si fuera material desechable. Así acumulamos más residuos de todo tipo, que a menudo no gestionamos y que ocupan lugar en nuestra mente o corazón hasta el punto que podemos acabar tan llenos de basura emocional que ya no puede entrar nada más en nuestra casa interior.

Es preciso eliminar todo aquello que pueda ser eliminado y recuperar todo aquello que es adaptativo en nuestra vida:

  • El conocimiento y aceptación a nosotros mismo.
  • Lo que hemos sido y valorábamos pero que en algún momento perdimos.
  • Las capacidades dormidas, la creatividad ahogada, la afectividad escondida, la teura enmascarada.
  • La calma.
  • Lo bueno, bello, sabio y valioso que hemos dejado de ver.
  • La capacidad de admiración y sorpresa.
  • El guión y dirección de nuestra vida ?

Vale la pena salvar de nuestra vida todo lo que no podríamos perder en un naufragio, aquello que no tiene precio pero sí, mucho valor.  

Reparar

Un día me dio por transformar cosas pequeñas: transformaba un dolor en coma; convertía un alivio en signo de exclamación; transformaba una esperanza en interrogación. Me gustó. Me sentí medio hechicera.

Lygia Bojunga Nunes

Reparar es el arte de curar, de cerrar, de completar y de aliviar el dolor emocional. Un acto de venganza escribe un capítulo nuevo, un acto de justicia permite cerrarlo.

Para reutilizar, a menudo debemos reparar. Para reparar, a menudo debemos transformar.

Las cuatro R están interrelacionadas. Los valores que están implícitos en esta estrategia son la sobriedad, la austeridad, la moderación, y el compartir.

Quise transcribir este capítulo Del Libro : ECOLOGÍA EMOCIONAL PARA EL NUEVO MILENIO. Conanglia y Soler, y compartirlo contigo.

Ha sido tan impactante para mí, al darme cuenta que al comenzar este nuevo camino, tuve que Reducir, Reciclar, Recuperar y Reparar. Ordenar el desván interior y tirar lo que ya no hace falta, me dio lugar a llenarlo de cosas nuevas y maravillosas, haciendo mi viaje más ligero. Vivir una vida sin basuras emocionales me da paz y tranquilidad.

Recuerda que el Cambio es Transformación y Oportunidad.

¿Estás preparada para la gran aventura?

Si deseas experimentar esa transformación en tus emociones, puedes contar conmigo. Te acompaño en el viaje más maravilloso de tu vida…

¿Nos vemos en el camino?