El compromiso es un valor que se pierde a medida que perdemos de vista nuestro propio proyecto de vida.

Nos damos largas, esperando a que “algo suceda”, a que “alcance el tiempo” o a que “se pueda en otro momento”.

Además hay palabras que usamos a diario como muletillas y se sueltan sin pensar:

Se promete, se jura, se proyecta, se afirma. A veces se cumple. A veces No.

Se intenta, se sueña, se piensa, se desea, se dice, se escribe. A veces se materializa. A veces No.

Tendría, debería, podría. Verbo del condicional simple que sólo condiciona tu estado de ánimo.

Te pregunto querida mía:

¿Qué o quién te condiciona a moverte?

Dices querer un cambio, que lo intentas PERO no has tenido suerte, la vida que “te ha tocado” es lo único que tienes. (¿Es verdad?)

Dices que algún día cumplirás tus sueños..(¿Cuándo?) y así se te está pasando la vida: soñando.

Dices que no tienes tiempo, y te pasas dando tu tiempo a los demás, que crees que están antes que tú. Eso es vender tu tiempo.

Las excusas sirven para continuar en ese sitio cómodo y seguro donde NA-DA-PA-SA, y te quedas esperando hasta que llegue un valiente y te rescate de esa vida tediosa y amarga.

En ocasiones hablas de Compromiso con los demás, y es posible que atiendas y cumplas con él, no sea que falles y hablen mal de ti.

Pero, ¿Qué está pasando contigo?

¿Qué significa Compromiso?

Deriva del término latino compromissum y se utiliza para describir a una obligación que se ha contraído o a una palabra ya dada.

En ocasiones, un compromiso es una promesa o una declaración de principios.

Se dice que una persona se encuentra comprometida  con algo cuando cumple con sus obligaciones, con aquello que se ha propuesto o que le ha sido encomendado. Es decir que vive, planifica y reacciona de forma acertada para conseguir sacar adelante un proyecto.

Se considera que una persona está realmente comprometida con un proyecto cuando actúa en pos de alcanzar objetivos por encima de lo que se espera.


No hay éxito duradero sin compromiso.

Anthony Robbins

Puedes pedir, desear, soñar, intentar y hasta comenzar a transitar por el camino del cambio, si es eso lo que te has propuesto. Pero si tu proyecto de vida no es lo más importante para ti, dudo que llegues a algún sitio.

Entonces, ¿Cómo es posible que algunas personas lo consigan y otras no?

La diferencia está en el Compromiso, en esa responsabilidad contraída contigo misma. Y si eres capaz de comprometerte con otros,

¿Qué te impide comprometerte contigo?

¿Qué pasaría si lo hicieras?

¿Qué te hace falta para estar preparada?

¿Qué te impide hacerlo?

¿Qué te estás diciendo?

Para hacer un cambio o una verdadera transformación en tu vida, se requiere de un Compromiso Personal, un Pacto contigo. Sólo comprometiéndote y siendo responsable al 100% conseguirás los resultados que deseas.

Nadie consigue nada, querida amiga si no sale a buscarlo.


No existe el Compromiso sin Acción.

Alquien que se amaba y actuó

Comprometerte contigo es comprometerte con la vida.

Hay una diferencia entre estar interesada en hacer un cambio o estar comprometida a realizar el cambio.

Cuando estás comprometida con tu vida, no hay excusas, sólo resultados. Es la promesa que te has hecho para comenzar a vivir la vida que te mereces.

Las mujeres solemos poner excusas sólo para justificar nuestra falta de valor para tomar decisiones. Ahí reside el gran reto: en valorarnos y amarnos tanto hasta que ese sentimiento se convierta en nuestro propio compromiso, sin tener que hacer ningún esfuerzo por conseguirlo.

¿Qué precio estás dispuesta a pagar para tener una vida plena?

Ese precio lo pones tú y es el resultado del Compromiso que has adquirido.

No hablo de un precio económico, hablo de un precio emocional, porque siempre pagamos nuestra falta de decisiones con nuestras emociones, que son las que dirigen nuestros actos.

Cuando no decidimos, cuando no avanzamos, cuando posponemos nuestra salud o intereses, cuando nos dejamos para último lugar estamos pagando un alto precio: Miedos, ansiedad, frustración, culpa, insomnio, bloqueos, inseguridad, falta de autoetima y un largo etc…

No digas que quieres y no puedes.

Para conseguir llegar a la meta, ésta tiene que estar bajo tu control, entonces, si quieres y depende de ti, lo puedes conseguir. No es una frase hecha de positivismo y motivación, es una llamada a la acción, porque sólo moviéndote conseguirás la vida que has soñado.

Libertad no es la ausencia de compromiso, sino la capacidad de escoger y comprometerte con lo que es mejor para ti.

Paulo Coelho

Quiero ayudarte amiga, a que TransFormes tu vida en un proyecto más feliz y productivo.

El 19 de octubre comienza el Programa de Desarrollo Personal para Mujeres Conscientes, durante 8 meses / 8 talleres, estaré a tu lado acompañándote a recuperar el control de tu vida y verás el resultado de un cambio profundo de hábitos y de paradigmas que ya no te sirven.

Te animo a que comiences este Viaje hacia Ti. Descárgate toda la info y aparca las excusas…

¡Comienza a formar parte de las Revolucionarias del Cambio!

¿Nos vemos en el camino?

Te abrazo fuerte

Ale