Hablemos de desaprender.

Te has pasado la vida aprendiendo hábitos que se han convertido en costumbres; formas de expresar que no te ayudan a comunicar y algunas creencias que te han limitado a conseguir algún que otro sueño.

Las experiencias vividas son las que determinan la actitud frente a la vida. Así es, que si quieres obtener en tu vida un resultado diferente tendrás que decir, pensar y hacer diferente.

Aprender la Virtud es Desaprender los vicios

Séneca

Cómo aprendemos…

Existen ciertos patrones, creencias y viejos paradigmas que hemos adquirido desde nuestra infancia. Nos enseñaron, por ejemplo, que “La letra con sangre entra”, que “Hay que sacrificarse para vivir bien”, que “El dinero se consigue con mucho esfuerzo”, “Esto es así y punto”, y muchas frases más que habrás escuchado y que nos han hecho vivir una vida basada en ellas, sin darnos cuenta, que cuando ya no nos sirve, podemos cambiar para conseguir una información diferente que nos lleve a sitios diferentes.

Sólo sé que no Sé Nada

Desaprender es hacer un esfuerzo consciente para decodificar patrones establecidos abandonando zonas de comodidad intelectual.

El ser humano es un animal de costumbres, y puede instalarse en una zona de confort eterna: “Toda la vida se ha hecho así”, “A mi edad ya no voy a cambiar”, “Yo soy así” . Justificaciones que no permiten crecer y avanzar.

La vida es un constante aprendizaje, y el quedarse estancado en viejas ideas puede llevar a un letargo continuo.

Quitarte todas esas capas que no te dejan ver la realidad, porque la observas tal y cual te la enseñaron, es el primer paso para Desaprender y comenzar a aprender aquello que sí te va ayudar a crear el camino que deseas andar.

¿Qué hay que desaprender?

Observa en primer lugar Qué estás haciendo; Qué estás viendo y Qué NO estoy viendo.

Desaprende todo aquello que te impida desarrollarte, crecer y avanzar:

  • Los hábitos tóxicos que no te dejan desarrollar la creatividad.
  • Las malas costumbres que no te dejan ser mejor persona.
  • Los viejos esquemas mentales que dicen que la vida es la que te ha tocado.
  • Las creencias que te limitan a la hora de conseguir objetivos.
  • Desaprende la manera de expresarte para conseguir una mejor comunicación contigo y con tu entorno más cercano.

Los anafalbetos del Siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no sepan Aprender, Desaprender y Reaprender.

Alvin Toffler

No se trata de olvidarte de todo lo aprendido, sino más bien, de seleccionar aquello que no es útil y reaprender una manera diferente de hacerlo.

Reaprender es un concepto que se utiliza con bastante frecuencia en el ámbito de la educación para nombrar al proceso de aprender nuevamente algo, desde una perspectiva diferente a la original.

La noción de reaprender, por lo tanto, suele utilizarse en conjunto con otras dos ideas: aprender y desaprender.

Aprender consiste en adquirir un saber a través del análisis de una experiencia, de una lectura o de un discurso. El proceso de aprendizaje permite desarrollar una habilidad o potenciar una capacidad.

De ahí el término Desaprender es dejar de hacer lo mismo, descubrir otros caminos que sí existen y que permiten llegar al mismo lugar, dejando las limitaciones que comúnmente se tienen, por otras que no se han experimentado.

Es estar abiertos a nuevas ideas, nuevas actitudes, nuevas habilidades, nuevos hábitos, nuevas creencias y nuevos paradigmas que se convertirán en una nueva forma de pensar más abierta que nos permita conseguir ese estado de felicidad que nos pasamos la vida buscando.  

Yo quiero Desaprender para Aprender de nuevo. Raspar las pinturas con que me pintaron, desentoxicar emociones, recuperar mis sentidos.

Ruben Alves

Si desaprendo, ¿Que aprendo de nuevo?

El desaprender te lleva a deshacerte de todo lo viejo que ya no sirve dentro de ti.

Es como reciclarte,  así podrás: Crear, Renovar, Innovar, Reinventar, conseguir Objetivos, perseguir tus sueños, adquirir nuevas habilidades, recuperar capacidades olvidadas, aprender a gestionar tus emociones, hacerte consciente de tu ser, cambiar tu vida y a su vez la de quienes te rodean.

De la misma manera que “No puedes dar nada de lo que no tengas” no podrás llenar tu taza si no la vacías.

Libera tu mente de todo lo viejo: busca, indaga, observa, pregunta, obtén información nueva y fresca.

Es posible que así consigas llegar a donde deseas…  

¿Nos vemos en el camino?