El aprendizaje es una de las experiencias que más me hace crecer.

Por eso he recapitulado 22 lecciones que aprendí en 2019, revisando cada nota mental escrita de mis experiencias con las circunstancias y con las personas que han pasado por mi vida este año.

Llega fin de año y me reseteo.

Me quedo de pie sobre mi línea del tiempo mirando desde afuera, como una observadora. Revisando mis pasos me doy cuenta que he cumplido aquellos objetivos en los que hice un plan de acción, el resto se conformó con ser leído y sin chance para formar parte de los propósitos del 2020.

Reconozco que éste año, me lancé como Kamikaze a emprender por fin ese sueño aparcado en un cajón durante 8 años. Algunas cosas salieron bien, otras no tanto, y otras sólo sirvieron para estampar mi ego sobre la pared en que me tropecé. Eso, claro está, ha sido mi gran aprendizaje.

Éstos son las 22 lecciones que aprendí en 2019 y deseo compartir contigo…

Seguramente, tú también has tenido muchos aprendizajes, por eso te animo a escribirlos y a “darte cuenta” de tus avances y de aquello que puedes ir mejorando…

1. No te fíes de las adulaciones, hay gente que confunde simpatía con peloteo. En el camino de la vida, prefiero que me digan aquello que puedo mejorar. Se aprende más por ensayo/error.

2. Preocúpate y ocúpate de tu trabajo, no pierdas energías observando al vecino; con la única que tienes que competir es contigo misma.

3. Observa con cuidado: es posible que haya personas tóxicas en tu vida, se camuflan muy bien en tu entorno, detéctalas y quítalas de tu vida.

4. No se puede sacar  a nadie de donde no quiera salir. No se puede cambiar a nadie que no quiera cambiar.  El desafío está en Aceptar la situación. Sólo se puede predicar con el ejemplo.

5. Habrá personas que te utilicen para beneficiarse en un determinado momento; luego cuando no seas útil, te dejarán a la vera del camino. No te deprimas, aprende esa lección y ten cuidado la próxima vez. Comprenderás que la única responsable de la elección eres tú.

6. En la vida hay muchas oportunidades y más de un tren al que subirse, solo hace falta estar atenta y subirse al correcto.

7. Los sueños cuestan mucho de conseguir, no es una frase negativa, es una descripción, lo importante es saber: ¿Qué precio estás dispuesta a pagar por él?, eso será lo que marque la diferencia, ahí encontrarás la verdadera motivación que te llevará a conseguirlo.

8. Hay personas maravillosas que llegan a tu camino convertidas en pequeñas Hadas, son las que te dejan esos mensajes que necesitas para continuar y las  especialistas en darte un abrazo sincero. Es una de las gasolinas más potentes que he descubierto.

9. Aceptar en quién te has convertido es parte del proceso de aprendizaje. La humildad y la valoración personal no están reñidas. Si yo no me valoro, nadie lo hará por mí.

10. El conocer bien a las personas es todo un arte, requiere mucho tiempo de aprender, de observar y siempre habrá algo que te sorprenda. El “mercadillo espiritual” abunda cada vez más. Aprender a reconocer las buenas intenciones de las personas es un acto de confianza, que luego de ser pisoteado, tengo que recuperar.

11. Alguna vez en la vida necesitarás a esa persona que te lleve al límite, para que te des cuenta de lo que puedes soportar y así sacar una versión mejorada.

12. Cada uno es responsable de su vida, de sus actos y decisiones. Identifico y reconozco sólo mi mochila.

13. El tiempo y la palabra han perdido valor, para algunas personas.  “No tengo tiempo, No puedo”, se ha convertido en una excusa perfecta para no asumir responsabilidades. 

14. No voy a cambiar al mundo, sólo puedo cambiar el mío y si con mi trabajo puedo ayudar a cambiar el mundo de una persona, estaré poniendo mi grano de arena para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir.

15. Hay palabras que enaltecen y otras que lapidan. Reconocer la emoción antes de hablar es aún una asignatura pendiente. A veces, el silencio es la mejor opción.

16. Las expectativas. Ésta es una lección que se repite, es posible que no haya comprendido bien el mensaje, aún. Mientras más esperas de algo o alguien, más fuerte es el porrazo cuando falla.

17. La vida te coloca en el lugar justo, con las personas adecuadas y las circunstancias más difíciles y te repite la escena hasta que aprendas de ello. No subirás de nivel hasta que comprendas y aceptes tu misión en esta vida.

18. El estar presente aquí y ahora determina la calidad de mi día. Lo que pasó no lo puedo cambiar, lo que vendrá no lo puedo controlar.

19. Las personas que deciden cambiar y pagar un alto precio emocional, son las que consiguen los resultados deseados. No se le puede pedir peras al olmo.

20. Siempre se puede ser mejor persona, siempre se puede ser mejor profesional. Supérate a ti misma y Jamás dejes de Aprender.  

21. Nada de lo que pienso es real, a menos que lo consiga materializar. Por lo tanto aquellos objetivos que quedaron en el tintero se convierten en “declaraciones de intenciones”, con esto, un año más confirmo que las intenciones no sirven para nada. Sólo la Acción produce Resultados.

22. Mi capacidad de asombro me asombra cada vez más y me encuentro en el punto “sólo sé que no sé nada”. Lo que me permite seguir creciendo, seguir aprendiendo y abrirme aún más al campo infinito de las posibilidades.

Crecer es aprender, reaprender y desaprender.

Jorge Bucay

Gracias a todas las personas que han llegado o han pasado por mi vida este año, porque se han convertido en Grandes Maestros.

Para este nuevo ciclo que se abre, te deseo todo aquello que deseas y el coraje para tomar las decisiones que transformarán tu vida.

Ale Navarro

Si en este próximo año te has planteado transformar tu vida, resetear o darle un impulso, ¡llámame! Me encantará acompañarte…

¿Nos vemos en el camino ?