El ser humano huye del dolor al placer, es un instinto básico. En esa desesperada huída se olvida  hacia dónde va, sin tener metas claras y dejando a un lado el verdadero sentido de lo que desea encontrar.

 

“El consumismo actúa para mantener la contrapartida emocional del trabajo y de la familia. Expuestos a un continuo bombardeo publicitario a través del promedio diario de tres horas de televisión (la mitad de su tiempo libre), los trabajadores son persuadidos de “necesitar” más cosas. Para comprar lo que ahora necesita, necesitan dinero. Para ganar dinero, trabajan más horas. Al estar fuera de su casa durante tantas horas, compensan la ausencia en el hogar con regalos que cuestan dinero. Materializan el amor. Y así se repite el ciclo”

Zygmunt Bauman

Hoy en día el consumismo se ha convertido en la tapadera de la verdadera felicidad.

Tengo en cuenta que la definición de Felicidad no es lo mismo para mí que para otra persona. Me refiero a la felicidad como objetivo final de la vida, ese estado deseado que todo ser anhela tener.

Es muy curioso que en el 90% de mis sesiones de Entrenamiento Personal, el objetivo a cumplir por el cliente sea: “Quiero ser feliz”.

Se busca tanto “ser feliz” y pagar cualquier precio por ello, que sin percibirlo, el ser humano entrega las riendas de su vida a los poderosos, aquellos que te dicen que la única manera de conseguir el bienestar es endeudándote, adquiriendo todo tipo de producto que indique en tu haber una imagen de felicidad extrema.

 

“Gastamos dinero que no tenemos en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos”

Will Smith

 

La Búsqueda de la Felicidad  se ha convertido en una loca “carrera de la vida” donde se paga un alto precio económico, que irónicamente cuando ya no se puede saldar la deuda con dinero, se  comienza a liquidar con un precio emocional.

La rueda gira en creer que cuando más se tiene, más feliz se es. Me viene a la mente el hámster en su rueda, sólo baja de ella para beber, comer o dormir.

La historia que se repite es:

Nace, estudia lo justo, consigue cualquier trabajo, cásate, hipotécate, busca otro trabajo, ten hijos, no tengas tiempo para evolucionar ni pensar por ti mismo, busca otro trabajo para seguir cotizando y pagarte el seguro de defunción, jubílate y muere.

 

Fin de tu historia. Con un poco de intuición, ojalá que tus hijos no continúen copiando y pegando tus creencias.

 

 

“No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”

San Agustín

 

El consumismo es un buen amo, te da lo que piensas que tiene valor y te quita lo más preciado del ser humano: la Libertad.

Puedes elegir la forma de vida que quieres llevar o decidir qué es lo que te hace más feliz, sin embargo asegúrate de no dar tu tiempo en parte de pago, hay mucho vampiro suelto.

felicidad

 

Desaprender para volver a aprender. Aquí te dejo algunas claves para que utilices en esa búsqueda de la felicidad:

 

  1. Crea y Vive tu propia vida. No permitas que otros lo hagan por ti.

  2. Trabaja para ti en tu propio sueño o busca un trabajo donde te valoren.

  3. Utiliza sólo lo que necesites básicamente.

  4. No te endeudes.

  5. No compres sin pensar para qué te sirve.

  6. Estás en la Era del Conocimiento, aprovéchala y aprende todo lo que necesitas para evolucionar.

  7. Deja de hacer más de lo mismo, si no te funciona, cambia de estrategia.

  8. No vayas siempre a donde todos van. Atrévete a ser diferente y a hacerle caso a tu corazón.

  9. No compres Amor a cambio de grandes regalos, el regalo más Grande es tener Amor a cambio de nada.

  10. No vendas tu tiempo a hacer cosas que no te aportan beneficios.

  11. Consigue el equilibrio entre cuerpo, mente y alma, te sentirás en paz contigo y con el mundo.

  12. Descubre nuevos paisajes, nuevas historias. Hay vida más allá de tu ciudad de confort.

  13. Busca tu lugar en el mundo, porque será el sitio donde verdaderamente seas feliz. Es ahí donde no cambiarías ni una coma de la vida que tienes.

  14. Escribe tu propia definición de FELICIDAD y ve en su búsqueda.

 

Ahora añade a esta lista tu clave para encontrar la felicidad y compártela en un comentario. Me encantaría saber lo que piensas tú.

Creo que entre todos se puede cambiar el mundo.

 

¿Nos vemos en el camino?