¿Cuántas veces te encuentras diciendo: “soy así, ya no puedo cambiar”, o “esta situación no tiene arreglo”, o “mejor lo hago mañana”, “es muy difícil para mí, no lo conseguiré” o el famoso dicho: “más vale pájaro en mano que cien volando”?

Tarde o temprano, nuestra vida se merece un cambio, nosotros mismos nos merecemos un cambio. Como quien va acomodando y cambiando de sitio los muebles de casa, el armario de la ropa, tirando lo que no se usa y haciendo espacio para algo nuevo. Si podemos realizar esa tarea para tener más ordenada nuestra casa, ¿por qué no lo hacemos en nuestra vida?

Puedes estar viviendo un conflicto, puedes tal vez, estar incómodo con alguna relación y no te animas a terminar con ella, o tal vez tu trabajo no te gusta y quisieras emprender algo pero no te animas.

¿Qué precio estás pagando por mantener una de estas situaciones?

Muchas personas son víctimas del conformismo:

Conformismo, de la familia de palabras de conforme (acorde con o de conformidad con) es la actitud de aquellas personas que aceptan sumisamente y con resignación cualquier circunstancia injusta o adversa. Estar conforme es una calificación positiva que implica estar de acuerdo con lo que sucede; pero el conformismo es una actitud negativa de aceptación de los acontecimientos cotidianos independientemente de sus cualidades positivas o negativas, sin ánimo de lucha.

Nos conformamos “con lo que hay” porque hay una visible ausencia de valentía, esa  fuerza que uno saca de adentro  para reaccionar de manera heroica o intrépida en situaciones en las cuales el miedo, el peligro, el pánico están presentes.

Lo más curioso, para mí, es el precio emocional tan alto que se suele pagar por permanecer en estados en dónde no estamos a gusto, sin percatarnos que poco a poco nos quedamos sin saldo para vivir como de verdad desearíamos.

Estos Altos Precios suelen ser:

1# El Precio de tu Salud: La presencia diaria de emociones básicas y negativas: Miedo, Ansiedad, Tristeza, Vergüenza, Aversión, entre otras, qué solo te llevan a deteriorar tu estado mental, físico y espiritual.

2# El Precio de Entregar tu Vida: Perder el control, esto implica permitir que otros decidan, elijan o piensen por ti.

 

“Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más”  Steve Jobs

 

3# El Precio de tu Valía: La desconfianza en ti mismo, cuando ya no te crees capaz de cumplir tus sueños y te abandonas. El dudar de tus capacidades y el sentirte muy pequeño para realizar aquello a lo que aspiras, eso se traduce en una baja autoestima.

4# El Precio de tu Familia: en aquellas relaciones tóxicas que no te permiten ser quién realmente eres, vas entregando inconsciente y lentamente la capacidad de discernir cuáles son las personas que de verdad te aman. Te alejas de familia, de amigos, porque crees que “todo está bien en tu relación”.

5#El Precio de Tu Tiempo, es lo más valioso que tienes, nadie te lo puede regalar pero sí muchos te lo pueden robar. Adminístralo de manera inteligente hasta que tu vida fluya sin pensar en el tiempo que te queda.

Ahora bien.

¿Quieres seguir pagando estos altos precios por la vida que ahora mismo no quieres vivir?

Toma nota, porque existe la manera de darle vuelta a tu situación. Sólo hace falta una buena dosis de DECISIÓN y  en pocos pasos y siendo muy perseverante habrás cambiado tu vida, y te aseguro: no te vas a arrepentir:

#DARTE CUENTA de la situación que estás pasando. Ése es el preciso instante en que se te cae la ficha y dices: “Esto no funciona bien”

#PREGUNTAS PODEROSAS, muy importantes y reveladoras:

¿Cómo puedo salir de ésta situación?

¿Qué puedo hacer para cambiarla?

¿Cuál es mi objetivo?

#HAZTE RESPONSABLE, tú eres la única persona responsable de tus estados de ánimo y mentales. No busques culpabilidad en los demás. Las decisiones que una vez tomaste tuvieron su consecuencia, por lo tanto, responsabilízate de cómo llegaste hasta aquí y de cómo vas a salir de ello.

#TRAZA UN PLAN DE ACCIÓN: Encuentra qué es lo que quieres cambiar, escribe sobre papel qué y cómo vas a hacer para conseguir ese cambio ; busca tus recursos, tus habilidades, tus capacidades que te ayudarán a conocer la fuerza que hay en ti, y ya habrás trazado tu Plan de Acción.

#ENFOCATE, no pierdas el rumbo, dibuja un camino delante de ti y coloca tu objetivo al final, visualízalo, vive ese momento como si ya lo hubieses conseguido, hazlo tuyo, deséalo con todas tus fuerzas. Todo lo que imagines en tu mente puede suceder.

#TEN PACIENCIA. Los cambios no se producen de la noche a la mañana. Todo lleva su tiempo y proceso. La paciencia es un valor que a veces traiciona. El cambio también es un viaje, es una decisión para mejorar nuestro estado. Vale la pena esperar que llegue.

 

Sólo tienes una Vida. ¿Cómo quieres vivirla?

HAZLO-AHORA-ALEJANDRA-NAVARRO

Nos vemos en el camino…