El punto de partida…

Cada año que comienza buscamos un propósito para cumplir, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones no somos capaces de mantener nuestra actitud a lo largo de todo el año, quedando nuestro objetivo, meta, propósito o sueño, simplemente en una declaración de intenciones. Aprender a concretarlos , es una tarea que requiere esfuerzo, constancia y un deseo motivador que nos ayude a cumplirlo.

Sólo Tú tienes el poder de transformar la situación. Tu decisión, tus ganas de cambiar, tus deseos de vivir mejor, tus capacidades,  son los recursos que tienes que te ayudarán a llegar a donde quieras.

En algunas ocasiones se confunde el concepto de “conseguir un objetivo” con “ser Feliz”, ya que Objetivo tiene una definición y la Felicidad es una nominalización, es decir, no tiene el mismo significado para todas las personas: lo que me hace feliz a mí, tal vez no sea lo mismo que pueda hacerte feliz a ti.

Si has comprendido este concepto, permíteme que te pregunte:

¿Cómo serías feliz? ¿Qué tienes que conseguir para ser feliz? Si cambiar de trabajo, o aprobar una asignatura, o tener mejores relaciones te haría feliz, pues ése es el Objetivo a trabajar, la felicidad es un estado consecuente con esa acción.

 

“Somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, es un hábito”. Aristóteles.

 

¿Para qué sirve ponerse Objetivos?

Algunas personas se limitan a responder a los hechos y demandas del día a día, tanto en su vida personal como laboral, sin embargo, la eficacia y la satisfacción pasan por formular unos objetivos o metas personales, un propósito en la vida que nos motive y que nos lleve a ese estado de felicidad que tanto deseamos. Porque una de las causas más frecuentes del fracaso o infelicidad del ser humano es la falta de aspiraciones en la vida, metas u objetivos.

Entre otras cosas el cumplimiento de nuevos objetivos te dará como resultado:

1. Satisfacción en la responsabilidad de las acciones.

2. Descubrir tus talentos, capacidades y habilidades y aplicarlas en cada momento de tu vida.

3. Desarrollar el sentido de la palabra Éxito cada vez que se cumplen metas.

4. Aprender a vivir con motivación.

5. Crear tu propia vida y tener control sobre ella.

 

Objetivos

¿Qué pasos hay que seguir para que se cumpla mi objetivo?

 

Escribir el objetivo en positivo

Uno de los errores que se cometen al expresarnos es decir lo que “no queremos”, por ejemplo: “No quiero fumar más”. Nuestro cerebro funciona siempre en positivo. Lo negativo solo puede entenderlo transformándolo en positivo, con lo cual lo interpretaría como que quieres fumar más, y difícilmente consigas dejarlo. En su lugar, puedes expresar: “Quiero estar saludable”. Recuerda que cualquier cosa a la que nos resistimos, persistimos en ella.

El objetivo debe estar bajo tu control

El objetivo solo depende de ti, de lo que puedas hacer, no de lo que esperas que los demás hagan. No esperes que dejen de vender cigarrillos para no fumar, el control es sólo tuyo, si le entregas este control a otra persona estás fuera de juego.

Pensar en el objetivo fuerte y claro

Es imprescindible imaginarlo de una manera clara y precisa, ya que de no ser así, nuestro cerebro no llega a recibir instrucciones concretas que le permitan actuar. Nuestro cerebro trabaja mediante símbolos concretos, puedes escribirlo y leerlo cada día para recordarte en qué dirección vas.

Tiene que ser del tamaño apropiado

Si pretendes conseguir un objetivo muy grande te arriesgas al fracaso, ya que la energía se agota y nos quedamos sin recursos. Si un objetivo es demasiado grande, podemos desanimarnos, porque nos parecerá muy difícil de conseguir. En este caso puedes dividirlo en pequeñas metas precisas y consecuentes que te ayuden a conseguir tu objetivo.

Sentir motivación hacia él 

La motivación es el impulso que mueve a la personas a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con «voluntad» e «interés». La motivación es la energía que necesitamos para lograr el objetivo, sin ella somos incapaces de movernos hacia él. ¿Para qué lo quiero?, la respuesta nos indicará si el objetivo merece la pena.

Obtener los recursos necesarios

¿Qué necesitamos para conseguirlo? Todas las personas tenemos los recursos necesarios para conseguir lo que queremos. Ponte manos a la obra y reconócelos!

 Adquiere un Compromiso

Haz un compromiso por escrito contigo mismo, muchos estudios revelan que al tener uno es más probable que lo respetes y ejecutes.

El compromiso es la clave para cumplir tus objetivos o metas.

 

“Una persona con un compromiso vale cien veces lo que vale una que solo tiene un interés.” Mary Crowley.

Existen dos modos de ir por la vida: sabiendo lo que quieres y decidiendo de acuerdo a ello o dejando que sean otros los que decidan por ti.

Si quieres conseguir algo en tu vida ve a por ello, no permitas que nadie te diga que no puedes, no permitas que te roben tus sueños, no permitas que las personas tóxicas te chupen tu energía, no permitas que tus pensamientos negativos dominen la situación, y sobre todo no permitas que tus miedos maten tus deseos.

La vida puede cambiar en el exacto momento en que decides hacerlo. Tú eres la única persona capaz de hacerlo. Recuérdalo.

Si has llegado hasta aquí leyendo este post, ya no tienes excusa para “dejarlo para mañana”. Acabas de encontrar una herramienta potente que no se enseña en el colegio; utilízala en tu beneficio propio y en el de tu entorno, porque cuando ellos te vean FELIZ también se sentirán felices.

Manos a la obra!!

Nos vemos en el camino…